¡Suscríbete! RSS / email

Reactancia Psicológica

¡El post tan esperado, por fin está aquí!


-> Post recomendado por La Moral & Pepito Grillo para mejorar las relaciones sociales.


En la vida cotidiana podemos comprobar cómo nos bombardean con publicidad de todo tipo, a veces usando técnicas descaradas y nada sutiles para atraer nuestra atención y hacer más deseable el producto (no hay más que ver el post de Joapain sobre la publicidad sexista). A todos nos gusta ir a la moda y comprar lo que se lleva, porque así nos sentimos aceptados, pero desde luego no nos gusta que nos digan lo que tenemos que hacer. Queremos creer que somos libres, y que bebemos una determinada marca de refresco o compramos en cierta tienda de ropa porque nos gusta, y no porque hayan hecho que nos guste.

El grupo de referencia (que puede estar formado por los amigos, el entorno cercano de un sujeto -trabajo, vecinos- , o la sociedad en general), influye sobre el individuo -del mismo modo que el individuo tiene cierta influencia sobre el grupo-. Pero intentos muy obvios de tratar de imponer una norma, pueden generar precisamente el efecto contrario. En este caso, el sujeto siente que tiene libertad para elegir, y que ese intento de imposición está limitando su libertad, con lo cual siente rechazo hacia esa imposición (aunque lo que le traten de imponer le resulte agradable).

No se si se entiende muy bien la explicación, pero hay miles de ejemplos muy claros. Pongo 3 bastante usuales:

-> Rebeldía adolescente: Si los padres de un adolescente le dicen que no se junte con el amigo "tal", que es una mala influencia, una imposición por parte de los padres de ver a ese amigo es más que probable que provoque un efecto de rechazo en el hijo, que seguramente seguirá viendo a ese amigo, o incluso lo verá más.

-> Censura: No hay mejor publicidad para un libro, película... que decir que está censurado, prohibido, o mal visto por un colectivo o institución con poder (Estado, Iglesia...). Anda que si no llega a escandalizarse tanto la Iglesia con el Código Da Vinci iba ese libro a vender tanto...

-> Cabezonería: Seguro que a todos os ha pasado que habeis discutido con alguien sobre algun tema. Los dos creeis que llevais la razon, y dais argumentos y los manteneis. Pero imaginad que en un momento dado, uno de los dos se da cuenta de que la opinión del otro es más razonable. Te das cuenta de que el argumento del otro es mejor, y si te lo expone de manera razonable y cordial, seguramente acabarás dándole la razón.

Pero si el otro trata de imponer esa opinión, aunque sea correcta, no va a ser aceptada. Aunque sabes que no llevas razón, no vas a aceptar la idea del otro, porque, por el modo en que te lo dice, sientes que te está manipulando, que te está metiendo sus ideas a cualquier precio, y eres capaz de defender lo indefendible simplemente por no darle la razón al otro...


En fin, que este es un concepto muy importante para llevarse bien en sociedad, porque no sólo importa lo que se dice, sino también el cómo se dice. Hay que tener cuidado de no intentar imponer o insistir mucho en una idea, por buena que sea, porque corres el peligro de cansar a los demás y de que terminen por cogerle mania a esa idea (aunque en principio la idea les guste, van a terminar rechazándola, simplemente por no aceptar la imposición de esa idea de forma tan insistente).



Así que, queridos amiguitos, espero que esto os sirva de algo. Lo ideal sería poder llevarlo a la práctica, lo que ayudaría a la hora de tomar decisiones y evitar discusiones redundantes, pero también va muy bien a nivel teórico, porque ahora sabemos la respuesta a la eterna pregunda de: ¿por qué no quiero jugar al Munchkin, que me encanta, si me lo preguntas 27 veces seguidas?.

Algún día puede que escriba algo sobre la asertividad, que sería una estupenda segunda parte para este post, pero eso depende de mi nivel de pereza...

Hasta entonces, seguid bien, ¡y vigilad las reactancias, propias y ajenas!

2 comentarios:

Joapain dijo...

Muy interesante, además de esperado.

Lo de la asertividad es peligroso, porque se puede llegar al caso que el aprendizaje de la expresión sea excesivo. Claros ejemplos son ciertos comentarios de Khamlita.

Un abrazo blogmaster.

elnota-kun dijo...

Uy lo de la asertividad tendré que ir escribiendolo, porque no es lo mismo hacer valer la opinión y expresarse que ser un lenguas... lo suyo es el termino medio :P

Ir Arriba