¡Suscríbete! RSS / email

Efecto del espectador

Bueno, seguimos tirando de cuestiones de Psicología para rellenar de contenido el blog, para entretener a la vez que culturizar al personal.

El efecto del espectador (bystander effect en inglés) consiste en que es más probable que una persona no intervenga en una situación de emergencia cuantas más sujetos estén presenciando directamente dicha situación.

Es paradójico que las personas ayudamos con más facilidad en una situación de emergencia si estamos solos, pero esa ayuda se reduce drásticamente cuantas más personas estén presentes (incluso hay ocasiones en que todo son mirones, y nadie ayuda).

El caso más explícito y que dio origen a muchas de estas investigaciones fue el de Kitty Genovese, que fue asaltada, apuñalada y finalmente asesinada por un malhechor, que, en diversas ocasiones, se retiró de la escena, volvió, y atacó a la mujer durante 30 minutos. Cuando la policía investigó el suceso, descubrieron con asombro un elevadisímo número de testigos presenciales, de los cuales ni uno solo actuó directamente para socorrer a la víctima.

Después se realizaron algunos estudios en laboratorio, donde se comprobó que seiempre se producía dicho efecto. El fenómeno se explica principalmente por dos razones: en primer lugar, la ambigüedad de la situación de emergencia (el elevado número de personas inhibe a cualquiera de ellas a actuar, por pensar que si fuera tan importante alguien ya hará algo, vergüenza al pensar que haya alguien más preparado para ayudar, incertidumbre al ofrecer ayuda no solicitada...); en segundo lugar, la difusión de la responsabilidad (todo el mundo piensa que ya alguien actuará, que, de todos los presentes, alguien debe de estar tomando alguna medida, cuando puede que no sea así).

Está descrito que las mujeres son más sensibles al efecto del espectador (les cuesta más actuar en situaciones de emergencia), aunque por contrapartida ayudan más en situación habitual a las personas que dependen de ellas (hijos, familiares enfermos...).

El número de espectadores ya hemos dicho que repercute negativamente (a más espectadores, menos ayuda). Esto se puede combatir solicitando la ayuda no a la muchedumbre en general, sino pidiendo ayuda a una persona en concreto, lo cual hará que aumente la probabilidad de que esa persona ayude y de que los demás sean conscientes y "despierten", para asumir su responsabilidad en la prestación de ayuda.

También es más fácil ofrecer ayuda si observamos a alguien que ya está ayudando (los modelos positivos se imitan), si no vamos con prisa, y según las características de la persona en apuros (aspecto, edad, sexo...). Ayudamos más a los que pensamos que más lo necesitan (a un anciano tirado en el suelo lo ayudaremos a levantarse, pero es menos probable que lo hagamos si tiene mal aspecto y apesta a vino barato).


Conclusiones:

Pues hala, ya sabemos lo que pasa por la cabeza de la gente en situaciones de emergencia, así que tenemos información para contrarrestarlo, ya seamos nosotros los que vivimos la situación de emergencia (que esperemos que no...) o quienes la presenciemos.


¡Saludos a todos, especialmente a mairim, que por fin me lee con devoción! xD

1 comentario:

mairim dijo...

buenas yo siempre leo con devoción lo que pasa es que de vez en cuando me salto alguna que otra palabrita sin importancia.

Saludos a todos

Ir Arriba